Las aves eligen San Pedro del Pinatar

Un total de 1.802 parejas de 14 especies de aves acuáticas criaron esta primavera en el Parque Regional de las Salinas y Arenales de San Pedro, lo que supone un incremento de más de 200 parejas con respecto al año anterior, cuando lo hicieron cerca de 1.600 parejas de aves. De estas 14 especies, nueve están incluidas en el anexo I de la Directiva de Aves, lo que significa que se trata de especies singularmente relevantes y que requieren de medidas de protección especiales.

Entre ellas destaca la gaviota de audouin, una especie catalogada como amenazada a nivel mundial y de la que este año han criado 180 parejas en el Parque Regional de las Salinas, lo que representa alrededor del dos por ciento de la población nidificante mundial de esta especie protegida.

Además, se ha detectado la presencia de otras seis especies señaladas como de especial relevancia por la Unión Europea, como la avoceta común, el chorlitejo patinegro, la pagaza piconegra, el charrán común, el charrancito común y el charrán patinegro.

Entre éstas resulta altamente significativa la presencia de 56 parejas de chorlitejo patinegro, ya que se trata de una especie que está desapareciendo a nivel mundial, que representan entre el cinco y el seis por ciento de toda la población nidificante española. Las 165 parejas de pagaza piconegra, por su parte, suponen entre el dos y el tres por ciento del total nacional, mientras que las 203 parejas de charrancito común que han criado en este espacio natural representan el seis por ciento de la población española y el uno por ciento de toda la Unión Europea.

La directora general de Medio Natural, Consuelo Rosauro, explicó que a partir de septiembre se van a iniciar actuaciones de mejora de este Parque. “Se trata de un espacio de enorme relevancia para la nidificación y conservación de aves en el que, además, conviven otras actividades como la pesca tradicional o la explotación salinera. Todo ello lo convierte en un ejemplo de desarrollo sostenible que atrae a numerosos visitantes, por lo que nuestro objetivo es armonizar la preservación de este espacio natural con su uso y disfrute de una manera responsable”, destacó Consuelo Rosauro.

Estos trabajos de mejora se enmarcan en el proyecto europeo Life-Salinas, coordinado por la empresa Salinera Española y en el que participa la Dirección General de Medio Natural junto a la Universidad de Murcia, el Ayuntamiento de San Pedro del Pinatar, la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE) y una consultora portuguesa especializada en medio ambiente.

Así, se van a llevar a cabo labores de conservación de la flora y fauna, sobre todo aves acuáticas, y de las dunas, como la delimitación de zonas de paso; la construcción de 1.800 metros de nuevas motas salineras que mejorarán el circuito hidráulico de las salinas; la mejora de la circulación del agua de la charca de Coterillo, que beneficiará a su vez a la conservación del fartet o la recuperación del sistema dunar de la playa de La Llana.

El Parque Regional de las Salinas y Arenales de San Pedro ocupa una extensión de 856 hectáreas que se extienden a lo largo de una franja litoral mediterránea de unos seis kilómetros.

Debido a sus elevados valores naturales, este humedal se incluyó en el año 1994 en la Lista de Humedales de Importancia Internacional (convenio Ramsar) junto al Mar Menor. Posteriormente, en 1998, fue designada como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y se incorporó a la Red Natura 2000.

Noticia de la Opinión de Murcia