A por el récord de capturas de langostinos en el Mar Menor

La Cofradía de San Pedro del Pinatar estima que alcanzarán los 35.000 kilos de este crustáceo del Mar Menor, una cifra que antes se conseguía faenando durante una década.

La hembra es más grande que el macho y guarda el esperma para autofecundarse.

La hembra es más grande que el macho y guarda el esperma para autofecundarse.

El langostino del Mar Menor vive sus mejores días en la laguna salada. Pescadores y biólogos coinciden en que la población de esta especie se ha multiplicado en los últimos años. De hecho, los pescadores de San Pedro del Pinatar confían en meter en sus redes este año 35.000 kilos de langostino. La cifra récord hasta la fecha es de 24.639 kilos, que se cosechó en 2016. El año anterior a este, que también fue muy bueno, se pescaron 20.000 kilos; mientras que en 2017 fueron 17.300 kilos. Para hacerse una idea de la magnitud, la media de capturas anuales desde 2004 hasta 2015 oscilaba entre 3.000 y 7.000 kilos. Justo antes de que estallara el problema de eutrofización del Mar Menor. No obstante, desde la Cofradía de Pescadores de San Pedro del Pinatar, donde hay 36 embarcaciones que se dedican a pescar esta especie, destacan que la calidad del langostino es excelente, como siempre ha sido.

Aunque aún no está demostrado de forma empírica, según los científicos, el incremento masivo del número de crustáceos se podría relacionar con el aumento de la materia orgánica que hay en el Mar Menor, como las algas, que sirven de alimento a esta especie. Asimismo, el hecho de que haya más ejemplares se debe también a la alta cantidad de nutrientes que hay en el agua. Además, en menor medida, consideran que la turbidez que ha habido en el agua durante varios años ha permitido que el langostino se camufle mejor en el medio acuático y no acabe en la boca de sus depredadores. Precisamente, uno de los principales devoradores de estos crustáceos es el cangrejo azul, una especie invasora que a veces rompe las redes de los pescadores para darse un festín.

 

Dos temporadas de veda

La pesca del langostino del Mar Menor tiene dos estaciones de veda. Cada una de ellas tiene una duración aproximada de tres meses. La primera de este año se inició en mayo y terminó a principios de julio, mientras que la segunda comenzará el día 10 de septiembre. En el primer periodo de pesca se capturaron 20.000 kilos, una cifra récord. Los pescadores estiman que a esta cantidad le sumarán 15.000 kilos más los próximos tres meses. En condiciones normales haría falta una década de pesca para alcanzar los 35.000 kilos este rey del Mar Menor.

Autor Antonio González 31.08.2018 | 20:04

Publicado en la Opinión de Murcia Noticia de la Opinión de Murcia